No están solos


En la Fundación somos conscientes de que, cuando en una familia fallece uno de los progenitores, o ambos, es fundamental que los que quedan no se sientan solos. Que tengan a alguien a quien acudir que los escuche y los apoye.

Por ese motivo, nuestras psicólogas les atenderán desde el primer momento en que entran a formar parte de esta Fundación. En un primer momento para orientarlos y asesorarlos durante su proceso de duelo y más adelante, para ayudarlos a superar las dificultades que surjan a lo largo de su evolución y desarrollo hasta que cumplan 30 años. Ofreciéndoles orientación y terapia en caso de ser necesario.

Si quieres saber más, mira el siguiente vídeo.

 


Noticias Relacionadas

En la Fundación creemos firmemente en la inclusión social de las personas con discapacidad, según lo... Ver más
Desde la Fundación tenemos en cuenta que la pérdida de un progenitor puede ocasionar una descentraci... Ver más